Descarga de exámenes

En todo plan de trabajo eficaz se han de dar, al menos, estos tres pasos:

 
Horario de estudioPlanificación: 
 
  • Programación de objetivos: qué metas pretendes alcanzar.
  • Distribución del tiempo por cada actividad.
  • Previsión de los resultados que esperas obtener.
 
Realización:
  • Realización del plan paso a paso, con constancia y decisión.
 
Control:
  • Del rendimiento obtenido.
  • Del esfuerzo realizado.
  • De las dificultades encontradas.
  • Elaboración de las correcciones necesarias.
 
 

CARACTERÍSTICAS DE TU “PLAN DE TRABAJO – ESTUDIO PERSONAL”

 

Personal

  • Adaptado a tu manera de ser, a tu capacidad, a tus necesidades, a tus circunstancias, a tu “rincón de estudio”.
  • Conocimiento de tus actitudes, de tu preparación, de tus deficiencias, de tus necesidades más urgentes.
  • Partiendo de tus intereses personales, decide qué materias te interesan más para el futuro y cuáles tienen mayor valor formativo, etc.
  • Teniendo en cuenta las dificultades concretas de cada materia y las que te exigen una atención especial.
  • Considerando tu ritmo personal de trabajo: rápido, lento, con mucha memoria, capacidad de comprensión, falta de base, etc.
  • Incluyendo todas tus actividades vitales: estudio, comida, descanso, etc.
 
Antes de trazar tu plan de trabajo – estudio debes formularte estas preguntas y así el plan que proyectes será la mejor respuesta a dichos interrogantes:
 
  • ¿Qué asignaturas van mejor con mis aptitudes?
  • ¿Cuáles se me hacen más fáciles? ¿Cuáles más difíciles?
  • ¿Qué asignaturas me interesan más para mis estudios posteriores, para mi formación personal o para el logro de mis metas?
  • ¿Qué lagunas advierto en mis conocimientos, hasta ahora?
  • ¿Cuánto tiempo me lleva estudiar una lección, leer un libro, resolver un problema?
  • ¿Cuáles son las horas del día en que mejor se me da el estudio?

 

Realista

Al trazar tu plan de trabajo – estudio no olvides que tienes que poder realizarlo:

  • Parte de lo que hasta ahora haces y de lo que crees que serás capaz de hacer.
  • Calcula bien tus necesidades y tus fuerzas ante las posibles dificultades.
  • No te dejes llevar de entusiasmos excesivos o de falsas ilusiones.
  • No te desanimes; vuelve a empezar cuantas veces sean necesarias.
 
Flexible
 
  • Que puedas modificarlo, sin que todo se venga abajo, siempre que te lo exijan las circunstancias.
  • Que sea lo suficientemente amplio para que quepan en él los imprevistos que puedan presentarse.
  • Adaptable, fácil de cambiar por una ocupación urgente, una enfermedad o cualquier otro imprevisto.
 
 

Elaboración de tu HORARIO personal

 
El horario de trabajo – estudio te ahorrará gran cantidad de tiempo, ya que sabrás previamente lo que has de hacer, te permitirá seleccionar el tiempo de trabajo – estudio entre las horas libres y organizar tu vida de acuerdo a tus propias necesidades.
 
Para elaborar adecuadamente un horario debes tener presente los siguientes criterios:
  • Determina, en un principio, el tiempo total del que dispones.
  • Ten presente todas tus actividades y compromisos diarios.
  • Valora tus capacidades, conocimientos y habilidades respecto a lo que vas a estudiar y a las actividades que tienes que realizar.
  • Elige los mejores momentos del día para dedicarlos al estudio.
  • Distribuye el tiempo entre las diversas materias. Conviene que las horas de trabajo – estudio las distribuyas separadamente unas de otras, según las exigencias de cada materia, y con una duración no muy prolongada, ya que es más efectivo el trabajo que dura pequeños períodos de tiempo.
  • Comienza programando pequeños tiempos de trabajo – estudio y los vas aumentando poco a poco, intercalando los descansos y los cambios de materia.
  • Cumple siempre las previsiones realizadas: la constancia es fundamental.
  • Revisa y modifica el horario según los resultados obtenidos o ante el planteamiento de nuevas circunstancias.
  • Utiliza el horario hasta que te hayas creado un hábito de trabajo, con fidelidad responsable.
 
 

Distribución del tiempo de trabajo – estudio

 
Como no te es posible estar varias horas seguidas estudiando y rindiendo con la misma intensidad, debes distribuir tu esfuerzo en función de:
  • La dificultad de las materias que tienes que estudiar.
  • El tipo de ejercicio a realizar y la fatiga que te originan.
  • La necesidad de descansar y cambiar de actividades.
  • Este modelo teórico de distribución de tiempo, pensando en una sesión de tres horas seguidas de trabajo – estudio, puede resultarte útil:
 
 

TIEMPO

(Sesión de trabajo-estudio)

30' 1 hora 10' 1 hora 10' 30' 10'

ACTIVIDAD

(Grado de dificultad)

Fácil

Dificultad

media

Descanso Difícil Descanso

Fácil

práctico-manual

Repasos

 

También te puede interesar:

Aprender a estudiar

Cómo conseguir un lugar de estudio adecuado

Averigua cuál es la postura correcta para estudiar

Aprende a preparar las clases del día siguiente

Técnicas para leer mejor y más rápido

Cómo subrayar de forma eficiente

Realización de esquemas

Cómo hacer un buen resumen

Cómo hacer un cuadro sinóptico

Aprende con técnicas de estudio on-line